El cuerpo es un vehículo que el avatar usa para moverse y operar en el universo físico, en este planeta. Estás usando uno para leer estas palabras, así que es seguro que estás familiarizado con ellos.

Esencia → Ego + avatar + vehículo = ser humano

Tú eres Esencia. Reduces conciencia a solo tener identidad de un ser humano (avatar). TÚ no eres tu avatar y no eres tu vehículo (excepto en el sentido de que TÚ eres Todo en el nivel de Esencia). En el desarrollo espiritual, tienes que desidentificarte en cierto grado de tu cuerpo y de tu avatar para re-experimentar tu Esencia.

Para operar en la materia, en este planeta, escoges un vehículo; es decir, un cuerpo físico humano. Hay varias cosas que debes saber acerca de tu vehículo:

  1. Escoges un modelo de vehículo apropiado para lo que vienes a experimentar, a hacer en la vida.
  2. Tú NO eres tu vehículo. Podrías estar muy sobre-identificado con tu vehículo. De hecho, muchos seres humanos se pierden en su vehículo y creen que son nada más su vehículo. Para volver a Esencia, tienes que reducir tu identificación con tu vehículo.
  3. Cuando mueras vas a dejar tu vehículo, así que no conviene que te apegues mucho.
  4. Algunos seres toman su autoestima, su amor propio, de cómo está su vehículo. Algunos se sienten menos porque su vehículo es feo, gordo o viejo. Otros, elevan su ego-neg por sentirse más hermosos y hacen menos a los otros.
  5. Algunas personas valoran a otros nada más por la apariencia de su vehículo. No logran ver más allá de esto en los otros.

Tienes que cuidar al cuerpo. La condición de tu vehículo es muy aparte del modelo. Puedes tener un vehículo de cualquier año y diseño, y tenerlo en buena condición. La condición de tu vehículo depende de cómo lo cuidas. Cuidar a tu vehículo incluye:

  1. Cuidar la calidad del combustible, de tu comida. Así como no pondrías cerveza en el tanque de gasolina tu automóvil, tampoco debes ponerla en tu vehículo. La gente pasa años alimentando su vehículo con comida fabricada, quimicalizada y chatarra, y luego dicen no comprender porqué se les descompone.
  2. Sacarlo a moverse, a ejercitarse. Una vida sedentaria no es buena. El cuerpo necesita moverse.
  3. Darle mantenimiento.

Vas a pagar un precio de TE para cuidar de tu vehículo; no se puede escapar del precio. Solo puedes escoger si pagas ese precio un poco cada día o si lo pagas con una falla grande o catastrófica en el futuro.

Volver a tu Esencia requiere tiempo y MUCHA ENERGÍA. Necesitas energía para tus disciplinas, tu meditación, Aberturas a Esencia y liberaciones. Tu vehículo puede estar contribuyendo a esa energía o puede estar chupándote energía. Tú controlas cual ocurre.

Para Despertar, tienes que des-identificarte de tu vehículo y experimentarte como Esencia operando ese vehículo. Cuando eres tu Voluntad Creadora tienes el poder de remodelar tu cuerpo como lo quieres, incluyendo curar cualquier enfermedad.

Conoce más de nosotros a través de nuestro Curso Tu Despertar Espiritual, el cual es una forma de servicio de parte de nuestra escuela para compartir estos conocimientos de forma gratuita a la comunidad digital. Busca el banner del curso en esta página y entérate.

Este artículo es un extracto del Libro “Cómo Sentir tu Esencia”

Comentarios

Comentario