¿Te has sentido alguna vez dominado por tus emociones? Si eres de las personas que no sabe cómo cerrar el grifo del llanto o si te pasas de la raya expresando tu molestia o frustración, entonces este artículo es para ti. Nuestra intención es describir algunos aspectos relacionados con el tema de las emociones, para contestar la difícil pregunta ¿cómo controlar las emociones?

Los seres humanos están siempre en una búsqueda constante de la felicidad, todas las acciones están encaminadas a sentirse bien, a estar contentos y felices, así que la vida se vuelve un camino en el que persigues o buscas todo aquello que te haga sentir así. A veces, el fin es alcanzado, pero otras veces es posible sentir que lo que se tiene no es suficiente como se quisiera.

¿Cómo se determina si hay aciertos o no en la búsqueda de la felicidad?

Por las emociones. Las emociones son energía en movimiento, son internas, propias y motivan a actuar. Por ejemplo, imagina que estás en una fiesta compartiendo con tus amigos y pasándola bien, pero de repente llega una persona que no te cae bien, alguien cuya personalidad te desagrada, entonces, tus emociones cambian y de repente te sientes incómodo o enojado. ¿Qué pasó? Una emoción, algo se movió de positivo a negativo, y solo lo experimentaste tú.

Las emociones son un medio para definir si eres o no feliz en alguna situación o con alguna persona. Si estás rodeado de cosas positivas y agusto, te sientes feliz, pero si hay enojo, tristeza o depresión, entonces hay infelicidad. La felicidad es un estado del ser, y las emociones son el puente que te lleva a reconocer la identidad de quién eres y quién estás siendo en un momento específico.

Todas las emociones tienen que ver con las opiniones que tienes sobre ciertas cosas, situaciones o personas

. Así pues, si tu opinión acerca de algo o alguien es positiva, al ver a esa persona o estar en esa situación, te sentirás bien, dichoso, o animado, porque consideras que eso es bueno para ti. Si por el contrario, estás en una situación que no te hace sentir a gusto, o estás con alguien que te causa enojo, incomodidad, etc., tu emoción ya no es de dicha sino de infelicidad. Es así como las emociones dominan tus relaciones, procesos, decisiones, etc., porque las estás dejando ser parte de tu actuar de manera liberal y haciéndote sentir fuera de control.

¿Cómo controlar las emociones?

* El primer paso para el control de tus emociones es asumirte como la persona que decide cómo sentirse ante alguna situación. Hazte la pregunta ¿De dónde salen las emociones?, ¿Quién las está generando? Tú eres quien está viviendo y experimentando la situación. Por lo tanto, eres el causante de tus emociones y el que tiene el poder de manejarlas.

  • * El segundo paso es identificar lo que causa la emoción. Aquí pregúntate“
    • ¿Qué no me gusta de esta persona o situación?,
    • ¿Qué es lo que me desagrada o lo que considero que está mal sobre ella?

Observa tu opinión acerca de la situación y nota cómo pones juicios sobre terceros ¿Cómo debería ser el otro para que yo me sienta bien y no sienta una experiencia desagradable? Este paso tiene que ver con la responsabilidad de tomar las riendas de los propios juicios y opiniones, y notar cómo afectan la emocionalidad.

  • * El tercer paso es aceptar y reconocer que si algo o alguien no te gusta y te genera incomodidad, es porque estás teniendo desacuerdos con la situación o la persona, es decir, es evitar actuar en contra de la naturaleza de lo que ya es o está pasando.
  • * El cuarto paso es no tomar decisiones permanentes basadas en emociones temporales. Las emociones muy fuertes, sean positivas o negativas, pueden nublar el juicio, es decir, cuando te pones al efecto de tus emociones actúas con base a cómo te sientes y no controlas los efectos positivos o negativos que pueden acarrear en un futuro.

Los pasos anteriores son un pequeño resumen de las acciones que puedes tomar para comenzar a conocer mejor tus emociones y para entender cómo funcionan estas últimas. De esta manera, comprendiendo la naturaleza de tu ser puedes actuar con armonía y conciencia sobre lo que estés sintiendo.

Es importante que tengas presente que las emociones (como toda energía) deben moverse, tienen que fluir, porque acumular demasiado estas energías puede ser nocivo para la salud. Solo asegúrate que al dejarlas salir no causes daño a otros ni a ti mismo.

En este podcast te hablamos más sobre el control de tus emociones

Comentarios

Comentario

Categorías: Uncategorized