Dentro de los diferentes tipos de relaciones humanas, existe la amistad. Una relación de complicidad y apoyo con el otro que generalmente, se da más fácil entre personas del mismo sexo. Pero ¿puede haber amistad entre un hombre y una mujer? O ¿la diferencia de género se interpone para ser amigos? Vamos a explicar el concepto de amistad y qué es lo más necesario en ella y todas las relaciones humanas para que saques tus propias conclusiones.

¿Alguna vez has escuchado hablar de la Ley de Inteligencia? Esta ley, está relacionada con la idea de que el conocimiento es poder y que si tienes información y sabes el significado de las palabras o la profundidad de algunos temas puedes tener mayor capacidad de acción. Es decir, para aplicar lo que sabes, pero si no tienes información o no sabes, entonces no tienes el mismo grado de conocimiento y los resultados que obtengas pueden ser distintos a los que buscas. Para contribuir con tus conocimientos y la información que tú manejas, vamos a definir lo que es una amistad:

Etimológicamente, la palabra “amigo” viene del latín “amīcus” un término que procede del verbo “amāre” que significa amar. La amistad entonces, es un vínculo o lazo de mutua comprensión, amor y apoyo entre dos o más individuos. De acuerdo con la Real Academia Española, es un afecto personal puro y desinteresado compartido con otra persona que nace y se fortalece con el tacto. Piensa un momento en este concepto, en esta definición como está descrita y hazte la pregunta: si la amistad, es un lazo de mutua comprensión y apoyo, es desinteresada, pura y crece con el tiempo, ¿es posible que un hombre y una mujer puedan ser amigos?

Desde nuestra Escuela de Psicánica consideramos 7 elementos principales en la amistad. Cada elemento, es un concepto por sí solo profundo y complejo que implica un amplio rango de información y conocimiento para poder llevarlo a cabo de la manera más consciente y saludable posible. A continuación, te describiremos cada uno, porque todos en conjunto suman una relación de amistad:

Afinidad:

es el grado de atracción o gusto hacia una persona o cosa, es el cómo nos sentimos hacia el otro. No tiene que ver con una parte física, sino con la experiencia interna sobre lo que se siente que esa otra persona sea cercana a ti. En el lado negativo de la afinidad, está el no gusto, la aversión, resistencia o antipatía porque cuando no hay afinidad no hay similitudes. La afinidad necesita coincidencias para existir.

Acuerdo:

es la aceptación o el consentimiento de una idea o situación. Implica una especie de alineamiento o concurrencia entre los puntos de vista de las partes involucradas. Quiere decir, mismo gusto, mismo interés, misma emoción con respecto a personas, cosas o situaciones. En algunas personas los acuerdos son inmediatos, surgen espontáneos y con otras no, requieren esfuerzo.

Responsabilidad:

es la capacidad de reconocerte en la relación como un punto de causa. No importa mucho lo que haga, diga o piense la otra persona, tú tienes la habilidad de responder a eso que haga diga o actúe la persona. Por ejemplo, imagina una situación en la que tú y tu amigo acordaron ir a un concierto de un cantante que ambos disfrutan mucho, pero el día del concierto tu amigo no tiene dinero para comprar su entrada. Dentro de tu capacidad de respuesta a ese momento, puedes comprar su entrada tu o puedes generar un problema, lo que hagas significa ejercer tu parte de responsabilidad en la relación.

Realidad:

es el grado de existencia o impacto que tiene una persona en nosotros. Generalmente, las personas con mayor influencia o impacto en nuestras vidas, son personas cercanas en nuestros círculos de familia o trabajo. La realidad involucra a las personas que tienen mucha cercanía de espacio, son quienes están cerquita a ti.

Comunicación:

es la dinámica de intercambio de ideas, pensamientos, conocimientos, puntos de vista, etc, entre las personas involucradas. Una relación sin comunicación no es posible, porque toda relación humana necesita comunicación. En este aspecto, se ve involucrado el ¿cómo fluye la comunicación con la otra persona?, cuando hay comunicación hay apertura para expresar los puntos de vista y puedes comprender ¿cómo piensa? y ¿cómo se siente el otro?

Comprensión:

cuando hay fácil comunicación, el entendimiento sobre las emociones, pensamientos y necesidades del otro está claro, es expresado abiertamente y es posible comprender los procesos por los que atraviesa la otra persona, con empatía y acercamiento.

Confianza:

es un acto de fe en la integridad de la otra persona. Es la creencia de que el otro sea honesto, diga la verdad en lo que comunica, cumpla su palabra en los acuerdos. Es tener la fé en que el otro escoge tratarnos con respeto y amor.

Todos estos aspectos, son fundamentales para crear el lazo de amistad. Si no comunicas la amistad decrece, si no confías también. Al no haber confianza se afectan los acuerdos, no se toman responsabilidades y las afinidades pueden cambiar. La amistad se daña y se extingue si se deterioran individualmente los 7 elementos.
Naturalmente, los 7 elementos pueden darse entre un hombre y una mujer, porque cada elemento es sobre un aspecto interno, no tiene que ver con el mundo externo, no se trata de un gusto visual o físico. Si eres de las personas que confunde la amistad con la parte física, puedes intentar abrirte a otros puntos de vista y buscar información para salir de ideas que si no son claras te hacen imaginar o confundir las relaciones tuyas o de tu pareja.

¿Por qué surge la duda si puede existir amistad entre hombre y mujer?
El desconocimiento de lo que significa una amistad, lleva a pensar en los conceptos o ideas que da la sociedad con el mundo superficial. No confiamos que existe una verdadera amistad entre hombre y mujer, porque no tenemos claros los conceptos que no tienen que ver con cuestiones físicas o sexuales. Al imaginar una relación de amistad entre hombre y mujer surge una idea o miedo de que cuando dos personas de diferente sexo comparten tiempo o espacio juntos pueden llegar a generar gusto físico o atracción sexual. Pero son dos cosas diferentes, una cosa es la amistad y otra el gusto o la atracción física o sexual hacia la otra persona.

¿Teniendo una amistad puede nacer el gusto o la atracción sexual por el otro?


Si, es posible pero eso transforma la relación de amistad. Cuando tú o tu pareja tienen amistades cercanas del sexo opuesto, puede nacer el miedo a que se genere ese gusto o afinidad más fuerte y que incluso sea una afinidad que supere a la que se tiene con la propia pareja. Esto puede existir, se puede dar. Es decir, es perfectamente posible que al conocer una personas tanto tú como tu pareja puedan tener más cosas en común, en cuanto a gustos o intereses con otros y que se pueda generar atracción física con esa otra persona. Esto quiere decir, que una amistad con los 7 aspectos puede transformarse a una relación de pareja y es precisamente ése, el miedo de la mayoría de las personas, que una amistad tan cercana lleve el vínculo hacia el sexo o la atracción.

De allí surge la importancia de ir más allá de las cosas físicas o superficiales en la amistad y en todas las relaciones humanas. Toda interacción involucra elementos internos que son necesarios ver con claridad. Piensa por un momento, si hay afinidad, no hay culpas, ambos tienen la intención de crecer la relación, hay cooperación, quieres cercanía, contacto, llamadas, la comunicación es fluida, existe comprensión y confías totalmente en el otro. Hazte la pregunta

¿Te gustaria una relación más allá de amistad con alguien con quien tienes eso? ¿Los 7 aspectos son elementos que reúnes con alguien y que los quieres mas allá de una amistad?

Si la respuesta es sí, ya entras en conciencia de querer llevar la relación a un nuevo nivel y allí ya estudias la posibilidad de escoger esa persona como pareja, mantener esos elementos y cultivarlos a otro rango. Si tu respuesta es no, entonces ¿cómo se mantiene una amistad?
El crecer las cualidades y elementos, necesita compromiso de cada quien porque, conforme más tiempo pasas con alguien, más cosas ves en el otro. Si está la decisión de cultivar la amistad deben también, estar las acciones que acompañen a atender cada aspecto que la conforma y eso implica evaluar siempre que sean aspectos internos y que el límite de lo externo y lo físico esté claro para ambos.

Es posible tener amistades reales aunque sean de sexo opuesto, pero depende de la idea de amistad y la intención que tenga cada quien. Si tienes una relación de amistad con alguien de otro sexo, verifica la relación y usa estos puntos para analizar los niveles de cada aspecto con consciencia.

Esperamos que estas líneas sean una invitación a profundizar y cuestionar el concepto de amistad y las relaciones que llevas. Este tipo de información, son temas de relaciones humanas y desarrollo personal que pueden ser incorporados en tu educación y en tus procesos de crecimiento. Toma en consideración cada uno de los 7 elementos fundamentales para crear relaciones de amistad que, más allá del género, sean de conocimiento y sean profundas. Busca las herramientas y la información que te ayude a comprender un poco más acerca de las relaciones humanas, qué son, cómo funcionan y cómo el conocimiento de estos temas te ayuda en tu poder y felicidad personal.

Escucha el podcast en donde hablamos más sobre este tema

Comentarios

Comentario

Categorías: Uncategorized

Rocio Gaona

Colaboradora de Theo - Piloto - Coach Profesional de la tecnologia de transformación del ser, con más de 15 años en el desarrollo humano