Cada vez es más frecuente escuchar el término de Dependencia Emocional y no tan solo eso, cada vez son más personas que viven en una Dependencia Emocional aún sin saberlo.

Es probable que conozcas algunas personas viviendo así y en el peor de los casos que tú lo estés viviendo.

Para comenzar, es importante definir lo que es la Dependencia Emocional. Este término se define como un patrón persistente de cubrir necesidades emocionales a través de otras personas.

En términos generales es la necesidad afectiva externa que una persona siente hacia otra.

La Dependencia Emocional se extiende más allá de las relaciones de pareja. Se puede dar con amistades, familia y compañeros.

¿Cuáles son los principales síntomas de una persona con Dependencia Emocional?

● Búsqueda de la aprobación y/o aceptación de los demás

Es el intento de satisfacer a la otra persona, de tal forma que esa persona se quede con una idea positiva de él.

Su estado emocional depende de cómo es tratado por los demás, es decir, su alegría, su felicidad depende de cómo es tratado y percibido por los demás. Para esto evita a toda costa llevar la contraria para evitar enfrentamientos, antepone los deseos de otros a los suyos, solo está bien consigo mismo cuando percibe que es querido y aceptado.

Las emociones más comunes cuando no logra la aprobación y/o aceptación es de tristeza, depresión e impotencia.

● Necesidad de tener el control


Quiere tener el control de la vida de la otra persona para asegurar que no la perderá. En la actualidad una forma de tener el control de la otra persona es a través de mensajes continuos de WhatsApp y llamadas telefónicas para saber en dónde y qué está haciendo la otra persona.

Normalmente una persona que necesita tener el control, cuando no lo tiene experimenta emociones de ansiedad, enojo, frustración, tristeza.

● Miedo a la soledad

Hay una sensación de que la vida no tiene sentido si la otra persona no está. Una persona con este síntoma considera la relación con esa persona como lo más importante en su vida a tal grado que tiene un verdadero terror a una ruptura y quedar solo.
El dependiente emocional, en casos muy graves, puede “aguantar” prácticamente todo de parte de la otra persona con tal de que no se rompa la relación.

La emoción predominante es el miedo, terror, pánico y ansiedad.

● Idealización de la otra persona

Este es uno de los síntomas más comunes, ya que todas las personas tenemos defectos y las personas dependientes emocionalmente tienden a no verlos en la otra persona, incluso tienden a justificarlos o minimizarlos.
La otra persona se convierte con el tiempo en alguien sobrevalorado. Es muy difícil que una persona que es dependiente emocional se relacione con alguien al que no admire o vea bastante por encima suyo.

Con el paso del tiempo, cuando la persona no cumple con esa idealización la persona comienza a experimentar emociones de frustración, impotencia, tristeza.

● Necesidad obsesiva de cercanía

En todo momento la persona con dependencia emocional quiere estar junto a la otra persona. Por mucho que estés junto a la otra persona nunca te es suficiente, busca en todo momento ser el foco de atención de la otra persona.

Cuando no logra satisfacer esta necesidad, las emociones más recurrentes son la frustración, enojo, miedo.

Tengo uno o más de estos síntomas ¿qué puedo hacer?

  • Paso 1 – Reconoce que estás en una relación con Dependencia Emocional
    Este es un paso muy importante y tal vez el más difícil, ya que cuando estás en una relación con dependencia emocional hay una tendencia a no querer ver lo que está latente en ti, sin embargo, las emociones negativas que experimentas son una brújula que puede indicarte que realmente hay algo que necesitas hacer en esa relación.
  • Paso 2 – Busca ayuda profesional
    Si lograste o no reconocer que estás en una relación de dependencia emocional es importante que busques ayuda profesional, ya que en la educación tradicional aprendemos de muchas áreas y ciencias, pero nunca nos enseñan a cómo manejar este tipo de problemas emocionales. Un profesional te guiará a reestablecer tu autoestima.
  • Paso 3 – Recupera tu independencia
    Un buen paso para recuperar tu independencia es tener tu propio espacio para cultivar amistades y hacer planes con ellos. Busca reestablecer los lazos de amistad con otras personas, sal con ellos.
  • Paso 4 – Busca tener tus propias metas
    Pregúntate: ¿Qué es lo que me gustaría lograr a corto plazo? en mi área personal, laboral, de esparcimiento. Ponte metas que te motiven, de esta forma te darás cuenta de que tu vida no gira solamente alrededor de la otra persona.

Comentarios

Comentario

Categorías: Uncategorized

Alline Maldonado

Alline Maldonado

Colaboradora de Theo - Piloto Coach profesional de la Tecnología de transformación del ser, con mas de 10 años de experiencia en el desarrollo humano, experta en temas de relaciones humanas.