Los problemas y las crisis en la vida tienen el propósito de guiarnos a crecer y a experimentarnos en todo nuestro potencial. Ante estas situaciones, como seres creadores que somos, siempre tenemos la opción de aprender y crecer de ellas, o irnos en la amargura, no responsabilidad y quedarnos como víctimas de ellas. El crecimiento puede ser un proceso doloroso y confrontante, pero también liberador y muy poderoso. Todo depende de tu perspectiva y tu habilidad de mantenerte en aceptación y con el propósito de despertar.

Si en este momento en tu vida estás pasando por momentos difíciles te tengo buenas noticias: ¡es una oportunidad de oro! Significa que tienes la oportunidad de llevar tu ser a otro nivel y crecer en tu amor.

A continuación te presento algunas experiencias que van de mano en guante con un despertar espiritual son:

  1. La experiencia de la muerte de tu Ego.

Como compartió el gran maestro Eckhart Tolle “Ya no podía seguir viviendo conmigo mismo ni un momento más. Y en este pensamiento surgió una pregunta sin respuesta: ¿quién es el “Yo” que ya no puede vivir conmigo? ¿Qué es el yo? Y me sentí jalado a un vacío. En ese momento no supe que lo que realmente había pasado es que el Yo creado por mi mente, con su pesadez, con sus problemas, que vive entre un pasado insatisfactorio y en miedo del futuro, se colapsó. Se disolvió.”

Hay veces que ni tú mismo te soportas, hay algo que quiere cambiar en ti pero no sabes cómo.

Es posible que tu sentido de la realidad o tu manera de ver el mundo se está desmoronando. Has comenzando a ver los aspectos ilusorios del ego, y estás en el proceso de deshacerte de tus apegos. Ves la fama, la vanagloria y el poder como cosas inútiles e innecesarias pero no comprendes porqué.

  1. Solamente cuando estás solo es que te das cuenta que nunca estás solo.

A veces te sientes solo y aislado del mundo, pero luego te das cuenta que usualmente es en tus momentos a solas donde las cosas se vuelven más claras y conectadas. Te das cuenta la suma importancia de la solitud y la meditación y comienzas a sentir que estar en silencio es muy importante para disminuir tu ego y alzar tu alma; te trae una paz que habías estado buscando.

Cada uno de nosotros somos un microcosmo dentro de un macrocosmo, pequeñas estrellas dentro de un gran universo, gotas de agua en un grandioso océano cósmico. Y la meditación y el silencio es un camino para re-encontrarnos con esto.

  1. Experimentas una nueva apreciación de tu mortalidad.

Comienzas a apreciar el paso del tiempo. Comienzas a buscar estar en tiempo presente, disfrutando el momento que no se va a repetir jamás. Estás consciente de la impermanencia y que nunca más vas a volver a estar en el mismo lugar nuevamente. Aprecias tu pasado, y planeas tu futuro, pero no vives ahí.

  1. Tu propósito de tu vida toma un nuevo significado.

Sientes que es importante encontrar el significado de tu vida. También se puede sentir como si tuvieras un propósito o misión. Es posible que ya estés en ello o en el proceso de encontrarlo.

  1. Estás más consciente de la importancia de tu libertad.

Experimentas algo que solo se puede describir como “deseo de libertad.” La libertad es algo que comienzas a añorar y comienzas a buscar formas de lograrla. Sin embargo, no es algo que sucede por casualidad, requiere esfuerzo, valentía, y determinación, usualmente enfrentándote a aquellos que te fuerzan a vivir a su manera.

Muchas personas viven vidas de limitación y miedo – miedo del qué dirán, miedo de abandono, miedo de no lograr sus metas, etc. Pero tú ya estás cansado de vivir en miedo y sientes que es momento de vivir.

  1. Dejas de creer ciegamente en las reglas y la moral de otros.

Conforme vives y observas cómo viven otros, comienzas a darte cuenta del dolor y sufrimiento que es causado por la falta de ética en nuestra cultura, y comienzas a buscar una nueva forma de ver el mundo; en vez desde la ganancia de uno, buscar la ganancia de muchos. Sabes que hay más sabiduría en algún lugar, pero aun no la encuentras. También sientes muchas ganas de amar o de traer más amor al mundo, empezando por ti.

  1. Te das cuenta que la habilidad de caerte y volver a levantarte es la verdadera fuerza.

Cuando los problemas llegan, eres capaz de afrontarlos con una fuerza diferente, ya no vives en el drama de la desesperación y la lucha, estás dispuesto a rendirte en humildad y dejar que la vida te lleve. Descubres que tu fuerza viene precisamente de tu habilidad de salir adelante con más amor y sabiduría.

Ahora eres humilde, adaptable, fluyes con la vida, y vives en paz y serenidad.

Si algunos de estos puntos resuenan contigo, te invito a conocer más de tu despertar y tu espiritualidad estudiando el Curso Tu Despertar Espiritual que es totalmente gratuito, Entra al banner del lado derecho o da clic aquí

Comentarios

Comentario

Categorías: Espiritualidad