Si pensaras en la depresión como una persona ¿qué le preguntarías? En este artículo trataremos a la depresión como si fuera una persona, como alguien con características, voz y razones propias, para que logres identificar qué es, en qué consiste y cómo superarla.

Varias veces a través de series, películas o comerciales de TV, es posible observar un juego que se hace con la voz de la conciencia, presentándola en forma de un ángel bueno y de un diablillo malo posados en nuestros hombros, susurrando consejos o sugerencias a nuestras formas de ser y actuar. En el caso de la depresión, no es tan sencillo darle un rostro, porque no siempre es fácil de reconocer. Por ello, (y ya que la hemos conocido) vamos a mencionar sus aspectos más relevantes.

¿Cómo luce la depresión?


Si alguna vez has visto Harry Potter, puedes imaginar que la depresión es una especie de “Dementor domesticado” (los Dementores son seres horribles de gran estatura, cubiertos por una capa de color negro). Es esta sombra oscura que te acompaña a todas partes sin importar lo que hagas y que ni cuenta te das de cuándo llega. La depresión puede tener el rostro de cualquier persona que conozcas, porque al ser un estado emocional interno, no es posible saber quién lo está experimentando a menos que la persona lo comunique. Sus rasgos más característicos son el constante desánimo o hastío por la vida, que hace que las personas no hagan actividades sencillas o cotidianas como bañarse, comer, levantarse de la cama o salir a trabajar; también puede evidenciarse en el insomnio o por el contrario, en las ganas excesivas de dormir.

¿Cuándo llega?


Aunque es muy difícil identificar una sola causa de la depresión, es posible afirmar que se alimenta del cansancio y el desánimo. La depresión llega con la pérdida del sentido de la vida, cuando ya parece que la vida no tiene sentido, que no hay razones para vivir con energía, impulso o gusto se puede decir que está llegando.

¿Qué dice?, ¿de qué habla la depresión?


La depresión habla con palabras de desaliento, pensamientos suicidas, insiste en ocultarse y no dejar saber a otros que está presente. Por ello, es usual que una persona con depresión sienta vergüenza de su estado emocional y no quiera hablar de eso ni de hacerlo saber a los demás. Con su voz, la depresión puede hacer que una persona busque maneras de hacer una vida “normal” ignorando la sensación interna y permanente de desgano.

¿Qué la diferencia de su amiga la tristeza?


La tristeza suele ser por un tiempo específico y por una razón fácil de identificar. Generalmente, se puede reconocer la acción o situación que causa tristeza y se puede superar distrayendo la mente en otra actividad o emoción que le reste importancia. En el caso de la depresión, suele quedarse largos períodos de tiempo, es constante, intensa y profunda, porque impacta o afecta no solo la emoción de la persona sino también sus pensamientos, rutina y relaciones.

¿Cómo se va?


La depresión se va cuando se le consigue nuevamente un sentido a la vida, cuando se re- descubre el impulso y la energía de vivir. Llegar a ese punto, implica una serie de acciones y decisiones muy pequeñas, que puedan encaminar el encuentro hacia el propio ser.

Hablar de depresión es importante para apoyar a las personas y a la sociedad en temas de salud mental. Tener la experiencia de estar deprimido implica una vivencia interna de vacío, de falta de energía para vivir que, generalmente, viene acompañada de una sensación de incomprensión porque la persona no entiende ni encuentra lógica a su experiencia emocional. El camino para superar la depresión comienza cuando se decide ponerse a sí mismo en situaciones o emociones de descubrimiento, de aprendizaje o de apertura a nuevas experiencias de crecimiento. Puede ser a través de cursos, talleres, audios, libros, etc., pero es necesario enfocar la mente hacia las actividades y contenidos que hagan sentido para el ser, hasta que encuentra esa clase de “click” que resuena y hace saber que se ha hallado una nueva motivación o impulso para seguir disfrutando la vida.

Si estás experimentando o conoces a alguien que esté experimentando depresión, te sugerimos escuchar esa voz que te invita a ser paciente, a esperar y comprender esta etapa de tu vida. Una voz que te dé esperanza o que destaque algo dentro de ti, que te haga saber que tienes que estar aquí en este planeta y en esta vida para cumplir un propósito, ve por él, no lo desperdicies.

Escucha el podcast donde hablamos de este tema

Comentarios

Comentario

Categorías: Uncategorized